Causas, detección y tratamiento del sobreentrenamiento

Cuando nos estamos entrenando para mejorar nuestro rendimiento y condición física, es necesario someter a nuestro organismo a un estrés fisiológico para inducir adaptaciones que nos ayuden a conseguir mejores marcas y cumplir con nuestros objetivos. A este estrés le podemos llamar sobrealcance funcional (FOR).

Sin embargo, cuando sometemos de forma continua y prolongada a nuestro cuerpo a llevar la carga de los entrenamiento y así llegar al máximo, podemos desequilibrar el balance de FOR hacia el síndrome del sobreentrenamiento (llamado OTS).

Esto conlleva a una disminución del rendimiento del deportista durante periodos que pueden durar días o hasta meses.

Hay que entender que, cuando realizamos un entrenamiento, es necesario fatigar el organismo para promover adaptaciones fisiológicas significativas para, posteriormente, conseguir una supercompensación del rendimiento. El deportista se adapta a esta supercompensación durante el proceso de recuperación (el descanso), que es cuando renueva las fuentes de energía y puede regenerarlas por encima de sus valores iniciales.

El problema lo encontramos cuando vamos fatigando en exceso nuestro cuerpo y llega el “punto de no retorno”, en el que el cuerpo no es capaz de recuperarse el tiempo normal y no es posible seguir con la carga de los entrenamientos (Síndrome del sobreentrenamiento, OTS).

Causas del sobreentrenamiento

En la siguiente tabla 1 (adaptada de Harre), podemos encontrar varios factores que pueden influir en el ritmo de recuperación y el sobreentrenamiento. Estos mismos son los resultados de la disparidad entre la carga, la tolerancia de la carga y la regeneración.

Detección del sobreentrenamiento

Hay diferentes forma de detectarlo, tanto a nivel psicológico, como físico y funcional, que mostraremos en la siguiente tabla 2 (adaptada por Bompa, Ozolin y Harre).

  • Es verdad que las causas más comunes que podemos encontrar son el insomnio, la pérdida de apetito y la sudoración profusa de día y de noche. Observando a nivel bioquímico, es cuando encontramos niveles bajos de catecolaminas y cortisol, tanto por la mañana como por la noche.
  • La medida de la frecuencia cardiaca en reposo (FCr) por la mañana es un importante indicador de la recuperación. Dragan sugiere que una diferencia superior de 8 latidos por minuto entre la frecuencia cardiaca de reposo en decúbito supino y en bipedestación es indicativa de una recuperación deficiente e indica que se debe modificar el entrenamiento.
  • La Fcr también se puede monitorizar cada día cuando se está durmiendo, ya que una diferencia entre 6-8 latidos por minuto por encima de los valores habituales y que aparece en un solo día puede ser indicativo de que el deportista no ha tolerado bien la carga del entrenamiento y que puede ser necesario la reducción de la intensidad del entrenamiento.
  • Cuando se presiona suavemente sobre los globos oculares, con los párpados cerrados, el deportista en condiciones normales no debería sentir ningún dolor en la presión inicial. En el caso de que sintiera dolor se debería tener en cuenta como un síntoma de sobreentrenamiento.
Tratamiento del sobreentrenamiento

Cuando el sobreentrenamiento sea moderado, solamente será necesario reducir la intensidad del entrenamiento y no tanto el volumen de este, además de no someterse a competiciones o pruebas de valoración, teniendo en consideración un reposo activo (ejercicio suave en un ambiente distinto).

Si el sobreentrenamiento es alto, se deberá cesar el ejercicio de forma inmediata aunque teniendo en cuenta el tipo de entrenamiento que se estaba haciendo, ya que para un deportista acostumbrado a hacer entrenamientos de alta intensidad puede ser perjudicial cesar totalmente el ejercicio.

Para ello utilizaremos la técnica de regeneración para favorecer la recuperación, como:

  • Tener una alimentación especial (diseñada por un nutricionista), añadiendo hidratos de carbono junto con proteínas y ácidos grasos esenciales.
  • Hacer otras actividades.
  • Masajes.
  • Descansos más prolongados.

En el siguiente enlace os podréis descargar (click aquí) una tabla para monitorizar vuestra FCr. Tenéis que comprobar vuestras pulsaciones cada día antes de levantaros de la cama y después anotarlas. Recuerda que conforme vais entrenando, las pulsaciones irán disminuyendo de forma progresiva, y si veis un aumento brusco entre 6-8 pulsaciones un día puntual puede ser un síntoma de sobreentrenamiento.

Una vez más, gracias por leernos. Estamos a vuestra disposición para todo tipo de consultas.

Equipo de Respira i Entrena.
“Que tus pies nunca paren tus sueños”

Añadir Comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad